Etiopía, el único país africano no colonizado

Etiopía, el único país africano no colonizado

Etiopía es realmente diferente. Sí, claro, podría parecer uno más de los eslóganes turísticos que transitan por ferias (como Fitur), revistas y convenciones. Pero es que, en esta ocasión,  los hechos nos dan la razón. Pongamos algunos ejemplos.

La música. Esos tonos nerviosos que mezclan tradicionalidad con modernidad son únicos en el mundo. Aderazados con unos nos menos estrambóticos bailes, hacen de este arte una expresión singular. Ya sea bajo la voz de gran Teddy Afro o de la gran recopilación Ethiopiques (recomendable serie, dicho sea de paso), las melodías etíopes son diferentes.

horas-etiopia-rafa martinMás casos. El calendario. ¿Sabéis en qué año estamos? En el 2006…y no es que nos hayamos vuelto locos, no. Lo que ocurre es que el calendario etíope dispone de doce meses de 30 días y un decimotercero de 5 o 6 días. En definitiva, que nuestro 2014 es el 2006 para los vecinos abisinios. Asimismo, el año nuevo se inicia el 11 de septiembre, pistoletazo de salida de una serie de festividades, cuyo punto culminante es Meskel.

Seguimos. El horario. Como los swahili de Kenia y Tanzania, los etíopes miden el tiempo en ciclos de doce horas que van de las 6 a las 18 horas, respetando escrupulosamente las horas de sol. De esta manera, a las 7 de “aquí” son la 1 de “allí”. O dicho de manera diferente, “la primera hora con luz diurna”.

Hay más. El idioma. Se han contabilizado más de setenta lengüas, siendo el amárico el más extendido. No obstante, no os sorprendáis si un habitante del Tigray, otro de Harar, un tercero de Benishangul y un último
Hamer
se sientan en una mesa y no son capaces de comunicarse…

La lista podría ser interminable (su particular cristianismo ortodoxo con Lalibela como máximo exponente, su rica variedad étnica, una gastronomía peculiar,  una capital en pleno auge, su fauna endémica de las Simien 

injera-gastronomia-etiopia

Mountains…).

Y todo ello coincide en un mismo punto: Etiopía posee una identidad muy diferenciada del resto de África. ¿ La razón? Numerosos son los estudiosos que aseguran que su histórico aislamiento y el hecho de ser el únic

o país del continente no colonizado han sido determinantes.

Pero…¿el único país africano no colonizado por las potencias europeas? La invasión italiana de la primera mitad del siglo XX fue lo más cerca que estuvo, pero las tropas transalpinas tuvieron que abandonar el territorio. Miremos un momento hacia atrás…

En el denominado “Reparto de África” o “Carrera por África” del siglo XIX, las grandes potencias europeas (Francia, Alemania y Reino Unido; y, en menor medida, Italia, Portugal, Bélgica y España) encuentran en el  vecino continente un apetecible tablero de juego donde extraer materias primas y extender mercados. Los grandes exploradores como Livingstone, Stanley o Brazza serían los encargados de mostrar este nuevo mundo a Occidente. En esta desenfrenada pugna, los italianos se fijan en Etiopía (Abisinia). En 1895 aparecen para quedarse pero son repelidos un año más tarde.colleziones cartoline albertomos

Regresaron. El 3 de octubre de 1935, desde Eritrea, se adentraron en territorio etíope. El 15 de octubre ocupan Axum y se llevan su famoso obelisco. Será unos meses más tarde (29 de marzo de 1936) cuando bombardeen la preciosa ciudad de Harar, provocando el exilio de Haile Selassie (El Emperador), su máximo gobernante. Días más tarde, Italia anexionó el territorio y nombró a Víctor Manuel III emperador. Nacía la Provincia Italiana de África del Este, marcada (y denunciada) por la utilización del muy tóxico gas mostaza. La aventura italiana concluyó en 1941, cuando tropas del Reino Unido y guerrillas etíopes expulsan a los soldados de Mussolini para siempre. Un puñado de palabras (“goma”, “macchina”,” macchiatto“…), un exquisito trato con el café y la proliferación de pasta y pizza es parte del legado.020tropasabisinias4

Desde entonces, Etiopía siguió su camino, convirtiéndose, orgullosa, en la única nación africana no colonizada. De ahí que sigan presumiendo (y con razón) de sus wallias, un lago Tana repleto de secretos, un desierto Danakil de otro planeta y una envidiable hospitalidad.

Texto: RAFA MARTÍN / Fotos: TONI ESPADAS, RAFA MARTÍN Y COLLEZIONES CARTOLINE ALBERTONES

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies